Tu tienda de productos Ecológicos, Bio, Comercio Justo y Local

0

Tu carrito está vacío

Consumo Responsable: una solución en nuestras manos

junio 26, 2009

euro

Miro mi mano, tengo una pieza dorada y plateada. Tiene un nombre que casi todo el mundo conoce y que es el mismo para todos esos millones de piezas que circulan por el globo: Euro.

Si se la ofrezco a un amigo lo acepta agradecido, si me meto en un local comercial me lo cambian por un paquete de chicles o por un periódico. A mí me lo dieron, conjuntamente con unos cuantos más, porque me pasé un mes en un edificio delante de un ordenador. Me lo dieron en otro formato: un par de trozos de papel con “500€” escritos sobre cada uno de ellos… mis horas de un mes convertidas en un formato físico, transportable y colorido.

Con esos papeles puedo obtener objetos y servicios que otra persona ha dedicado tiempo a poder generar y por los que recibe, a su vez, papelitos o trozos de metal que se queda o transfiere a otros que, a su vez, le proporcionan productos y servicios. Ese papelito o metal es, por tanto y entre otras muchas definiciones/calificaciones, un elemento que, por un lado, cuando lo recibo, representa mi contribución al mundo económico en general (de manera más o menos justa) y que, por el otro, me permite obtener el tiempo y, por tanto, parte de una vida de otras personas cuando lo cedo.

Cuando lo cedo, hasta un cierto punto, estoy ejerciendo un voto. Estoy permitiendo que lo que adquiero exista, que perdure. Estoy haciendo que las personas que me lo suministran, las que los suministran a los que me lo suministran, las que los suministran a los que suministran a los que me lo suministran, etc. sigan ejerciendo su actividad. Por tanto, voto al fomentar que eso exista. Si no lo cedo en esa dirección y nadie más lo hace dejará de existir tarde o temprano.

¿Y si además de parte de una vida tuviera en mi mano un arma que puede cambiar el mundo en la dirección que quiera?¿Y si esa pequeña moneda, esa gota, formara parte de un mar que puede provocar tsunamis? A lo mejor está en nuestra mano el futuro que cada uno desea.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.