Tu tienda de productos Ecológicos, Bio, Comercio Justo y Local

0

Tu carrito está vacío

Ordenar tu casa, ordenar tu vida

junio 21, 2012

orden

Existen algunas pautas básicas para ser ordenado:

1. Cada cosa tiene un lugar asignado.  Si las llaves siempre las colocas sobre la estantería, no las cambies de lugar.  Usar un cuenco o cualquier vasija colocada en un determinado lugar, puede ser la solución.  De ésta forma no estaremos haciéndonos llamadas perdidas  cada dos por tres o deseando que nuestro llavero pueda ser encontrado mediante un silbido.

2. Si entra una cosa a casa, sale otra.  Acumular es uno de los principales problemas de desorden.  Si compramos una nueva olla, pues tiremos una que ya no usemos e igual con la ropa o los zapatos.  Es una práctica del Feng Shui, lo que sale deja paso a lo nuevo.

3. Clasificar.  Si tenemos cajas, estanterías o canastos donde almacenar nuestras cosas, de paso podemos clasificarlas.  Por ejemplo los aparatos electrónicos en un lugar, los documentos en otro,  los objetos de aseo personal en otro.  ¿Si no clasificamos como vamos a encontrar nuestras cosas?

4.  Llevar una agenda o marcar citas en el calendario también puede ordenar nuestra vida.  Controlar el tiempo es esencial para que no lleguemos tarde y cumplamos nuestras citas.

5. Haz lista de tareas realistas y prioriza. Poner en la lista 6 actividades que no vas a cumplir siempre resulta frustrante y estresante.

6. Regular el tiempo.  Medir el tiempo que utilizamos haciendo las diferentes tareas de casa nos ayudará a ser  más responsables con nuestro tiempo y también más eficientes.  Va! que el tiempo pasa deprisa!

7. Delega tareas, enseña a tus compañeros de piso, a tus hijos o a tu pareja a repartir las tareas de casa.  Cada uno puede escoger lo que más le gusta y de ésta manera todos se sentirán haciendo algo productivo y nadie sentirá que la tarea recae en ellos.

8. Y finalmente establece rutinas, aunque estés en vacaciones, planear el tiempo siempre hace que podamos llevar a cabo más tareas de las pensadas.  Bueno, improvisar tampoco está mal, pero no cada día.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.