Tu tienda de productos Ecológicos, Bio, Comercio Justo y Local

0

Tu carrito está vacío

Reciclaje, errores comunes

septiembre 29, 2019

Reciclaje, errores comunes

 

 

 

 

Al reciclar contribuimos a darle una nueva vida a los envases y productos, de ese modo también reducimos el consumo de recursos y apostamos por la sostenibilidad. Por eso, la eficiencia del reciclaje es primordial, puesto que cuánto mejor lo hagamos más ganará el planeta y nosotros.

Seguro que si te preguntan a qué contenedor tirarías un bote de champú o una botella de agua dirías, sin miedo a equivocarte, que en el contenedor amarillo. Sin duda, tenemos claro dónde depositar muchos productos, aún así existen una serie de residuos que a menudo acaban en el contenedor equivocado.

¿Conoces cuáles son los errores más comunes? Aquí van algunos consejos para que tires bien tu basura. 

CONTENEDOR VERDE.Recuerda ¡solo vidrio! El cristal no es vidrio; debemos tenerlo claro, ya que a menudo depositamos elementos de cristal en este contenedor y no es correcto. Ya sabes, a partir de ahora, espejos, vasos, vajillas, bombillas… deberás reciclarlos en un punto limpio o en un centro de recogida.

CONTENEDOR AMARILLO.No todo lo que está fabricado con plástico va al contenedor amarillo. De hecho, en éste únicamente hemos de tirar los envases de plástico, latas y bricks. Así que olvídate de depositar en él aquellos productos hechos con plástico como pueden ser utensilios de cocina, juguetes, cubos…

CONTENEDOR AZUL.El papel y el cartón van a este, eso todo el mundo lo tiene claro, pero a veces tiramos al contenedor azul bricks de leche o zumo, por ejemplo, pensando que es cartón y no es correcto. Cierto que están compuestos de cartón, pero también incluyen plástico y aluminio, por eso van al contenedor amarillo. Asimismo, por error, se tiran servilletas de cocina o papeles sucios en el contenedor azul; tampoco es su lugar, ya que estos productos deben desecharse en los contenedores de residuos orgánicos. Por su parte, los pañales deben ir al contenedor de restos.

¿Quieres saber si estás depositando correctamente los residuos en el contenedor que les toca? Repasa la lista y conviértete en un experto en reciclaje:

  

Aceite usado: punto limpio.

Biberones, chupetes y cepillos de dientes:contenedor gris.

Bricks: contenedor amarillo.

Bombillas: punto limpio

Corchos: si es natural en el contenedor marrón y si es sintético, en el amarillo.

Compresas y otros productos de higiene: contendor gris.

Chicles: contenedor gris.

Café e infusiones: el café (siempre sin cápsulas) y las bolsas de té compostables van al contenedor marrón. Si no es el caso, al contendor gris.

Comida (restos de carne, pescado, fruta, verdura y cáscaras de huevo): contenedor marrón.

Electrodomésticos: punto limpio.

Envases de papel de comida preparada. Si tienen muchos restos de comida  y están muy manchados van al contenedor de basura orgánica: contenedor marrón.

Estropajos, bayetas y fregonas: contenedor gris.

Gasas, algodón, bastoncillos, tiritas, toallitas y similares: contenedor gris.

Juguetes: punto limpio

Ropa y calzado: punto limpio o contenedores de ropa.

Ordenadores: punto limpio.

Pilas: contenedores específicos.

Pelo: nuestro pelo no es materia orgánica, así que deposítalo en el contenedor gris.

Sartenes y cacerolas: punto limpio.

Servilletas usadas: contenedor marrón.

Vajilla plástico desechable (vasos y platos): Los platos y vasos de plástico desechables son envases y deben ir al contenedor de envases. Las pajitas, por el contrario, deben ir al contenedor de restos no reciclables (tapa naranja) igual que la cubertería.

Recuerda que todos somos claves en el proceso de reciclado, echando cada residuo donde le toca ganamos todos, sobre todo el planeta.

 

Imágenes: Unsplash. Pixabay. Freepik

 

 

 

 

 

 

 


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.