Rosa Mosqueta, para una piel nueva

La Rosa Mosqueta es un arbusto silvestre de ramas delgadas y espinosas.  Sus flores son blancas y rosadas. Cuando sus pétalos caen, la planta desarrolla un fruto rojizo de forma ovalada, repleto de unas enormes semillas de las cuales se extrae el aceite, considerado hoy día como uno de los regeneradores dérmicos más poderosos que existen.

Pero no sólo su uso se reduce a la dermis.  También usa en forma de infusiones, porque estimula los procesos enzimáticos celulares y es un excelente reconstituyente de los tejidos.  La Rosa Mosqueta combate los resfriados y los síntomas de la gripe, debido a su altísimo contenido en vitamina C (hasta 840 mg del fruto total).

El té de Rosa Mosqueta, al ser rico en esta vitamina, es aconsejable para los fumadores, ya que éstos pierden esta vitamina mucho más rápido que los no fumadores.

Además, actúa como un diurético ligero y tiene efecto laxante. Como infusión da muy buenos resultados en enfermedades depresivas. Sus pétalos, en infusión acuosa, son recomendables como purgante,  para limpiar los riñones y la vejiga. Y se usa en la disolución de cálculos biliares y renales.

rosa mosqueta

 

De uso externo, tiene múltiples usos y presentaciones.  En crema se pueden utilizar sus propiedades en cremas regeneradoras para las arrugas, cremas alisantes, gel de ducha, protectores labiales y desodorantesEl aceite de esta semilla es un poderosísimo regenerador de la piel. Regenera y nutre la piel, eliminando visiblemente las arrugas y las cicatrices.

Mejora la hidratación superficial actuando sobre el "factor natural de humectación". Refuerza y multiplica la barrera de las ceramidas en el interior de la epidermis, reduciendo la pérdida de agua.

Tiene una gran capacidad de revigorizar el fibroblasto, célula dérmica productora de colágeno, elastina, ácido hialurónico y responsable de la firmeza y elasticidad de la piel. Previene y corrige el fotoenvejecimiento y los problemas cutáneos debidos a las radiaciones solares a través de la autogeneración de melanina.

Redistribuye la pigmentación permitiendo la eliminación de manchas solares, así como las producidas en los casos de acné, varicela o viruela, disimulando la hiperpigmentación producida por las cicatrices.

En el caso de las mujeres embarazadas se recomiendan suaves masajes en los pechos y abdomen, durante el último trimestre de gestación, para evitar las estrías.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.


Explora más