Stop a la obsolencia programada

Este sistema de producción que vivimos en el que los aparatos y dispositivos electrónicos se fabrican pensando en cuánto van a durar –sumado a esa falsa necesidad que se crea en el consumidor de querer tener siempre el último modelo de lo que sea– supone una enorme cantidad de beneficios económicos, porque que implica una renovación constante por parte del consumidor y una fabricación continua.

¿Alguna vez nos paramos a pensar en las consecuencias de ese modelo? Pues son enormes: aumento de las emisiones de CO2, uso brutal de recursos y materias primas y la gran cantidad de residuos que se generan?

Te damos algunos datos extraídos del último informe The Global E-Waste Monitor 2020 Según el estudio, en 2019 se recogió y recicló el 17,4% de los residuos electrónicos a nivel mundial, eso significa que los 82,6% restantes fueron desechados en vertedero.

El problema es global, ningún continente se salva: Asia es el mayor productor de residuos e-waste (24,9 Mt), seguido de América (13,1 Mt), Europa (12 Mt), África (2,9 Mt) y Oceanía (0,7 Mt).

Si nos fijamos en Europa, el informe señala que España está entre los 5 países que más residuos electrónicos genera (20-25 kg de e-waste per cápita), junto con Francia, Reino Unido, Noruega, Suecia o Finlandia.

 
Podemos intentar revertir estas cifras y combatir la obsolencia programa. Te explicamos qué puedes hacer como consumidor:

1. Aguanta con tus dispositivos electrónicos el mayor tiempo posible. No cambies de modelo simplemente porque haya salido al mercado uno más novedoso si el tuyo sigue funcionando correctamente.

2. Piensa bien antes de comprar un nuevo aparato. ¿Realmente lo necesitas? ¿El que tienes ya no te sirve? ¿lo que vas a ganar con el nuevo aparato justifica que deseches el que tienes ahora?

 

3. Repara antes que tirar. Si se produce un fallo o se estropea, averigua si se puede arreglar y el coste que supone la reparación antes de deshacerte del aparato o del dispositivo electrónico.
El 1 de enero del próximo año entra en vigor una nueva modificación de la Ley de Consumidores, en la que se amplía la garantía de los bienes a 3 años y los fabricantes estarán obligados a reparar sus productos durante 10 años desde el momento en el que se dejan de fabricar.

4. Baraja la opción de comprar productos de segunda mano renovados con garantía, conseguirás alargar su vida de aparatos y productos ya existentes que funcionan a la perfección aunque no sean el último modelo.

5. Apoya a las empresas que fabrican productos respetuosos con el medio ambiente. Existen, cuando necesites comprar un producto, busca que sea duradero. En Internet encontrarás algún ránking de reparabilidad o alguna guía verde con los últimos smartphones, ordenadores portátiles y tablets en el mercado, etc. que puedes consultar.

6. En caso de reciclar o desechar, hazlo correctamente. Existe un poco de desinformación respecto a la basura electrónica y cómo manejar estos residuos. Recuerda: ¡No lo tires tu viejo aparato o dispositivo a la basura, ni lo abandones en la calle! Sus materiales deben ser separados y tratados de forma especial, dado que contienen algunos componentes tóxicos.
Lo más eficaz es que te deshagas de ellos llevándolos a los Puntos Limpios, que son lugares especialmente habitados para su correcta gestión. En ocasiones el propio fabricante ofrece la opción de devolvérselo a él.

 

Fotos: Ajuntament de Barcelona | Pixbay | Unsplash


 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.


Explora más