Tu tienda de productos Ecológicos, Bio, Comercio Justo y Local

0

Tu carrito está vacío

Trucos para ahorrar agua

marzo 22, 2018

Trucos para ahorrar agua

¿Sabes qué es la huella hídrica? El concepto, igual que la huella ecológica o la huella de carbono, puede calcularse para una persona, para una empresa, para un país o incluso para un producto. Se trata, en definitiva, de un cálculo de todo el volumen de agua que se utiliza para producir los productos y servicios que consume la entidad analizada. Es decir, nuestra huella hídrica personal es toda el agua que consumimos directa o indirectamente con nuestra forma de vida. Es un valor interesante y conocer sus cifras puede ser realmente sorprendentes.

Lo cierto es si hablamos de agua las cifras no son halagüeñas: únicamente un 0,07% del agua existente en la tierra es potable y además esa cantidad se ve reducida, año tras año a causa de la contaminación. 2.100 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a agua potable que haya sido tratada de forma segura y las previsiones indican que la demanda de este preciado e imprescindible recurso crezca, de aquí a 2050, hasta un 30%, a la vez que irá aumentando la población ya que todo indica que habrá  2.000 millones de personas más en la Tierra. Y más datos que hacen que hacen que nos planteemos un consumo responsable del agua: dos de cada cinco seres humanos estarán expuestos a la devastación de las inundaciones. Además hay que recordar que tanto las inundaciones como las sequías y la contaminación se vuelven más virulentas cuando descuidamos y maltratamos los ecosistemas. Así que gestionar de manera sostenible este "oro liquido" es una tarea que no se puede aplazar más.  

En nuestro día a día podemos llevar a la práctica pequeñas acciones que nos permitan ahorrar agua.  

Aquí van algunos consejos que puede poner en práctica:

  • Cierra los grifos siempre que no los uses: mientras te enjabonas el pelo, te cepillas los dientes, fregando utensilios de cocina, mientras te afeitas, te lavas las manos… Aunque te parezca poco tiempo te ayudarán a ahorrar agua.
 
  • Dúchate en lugar de bañarte ya que una ducha gasta un 50% menos. ¿Sabías que una ducha de unos 5 minutos puede ahorrarte unos 3500 litros al mes.
 
  • Recoge el agua de cuando esperas a que se caliente, y reutilízala (regar, fregar el suelo… ).
 
  • No uses el inodoro como papelera.
 
  • Utiliza de forma eficiente los electrodomésticos: pon la lavadora, el lavavajillas y similares siempre cuando estén totalmente llenos. Si no, usa media carga o ciclos cortos. ¡Mejor lavavajillas que lavar a mano! Poner la lavadora cuando esté llena te puede hacer ahorrar de 2500 a 2800 litros cada mes.
 
  • Aísla las tuberías de agua caliente para reducir el tiempo que necesita en calentar. Deja en remojo ollas y sartenes en lugar de gastar agua mientras las limpiamos.
 
  • Lava frutas y verduras en un recipiente con agua en vez de bajo el grifo.
 
  • Reutiliza el agua rica en nutrientes de alimentos cocidos o al vapor para sopa.
 
  • Arregla enseguida cualquier fuga de agua, ya que un grifo goteando puede suponer hasta 40 litros de agua al día.
 
  • Si tienes jardín, mejor plantas autóctonas, así no te excederás en el uso de agua para regar. Aprovecha también a recoger el agua de lluvia.  Riega tus plantas al amanecer o al anochecer porque así evitarás que el agua se evapore antes de ser absorbida. No limpies el suelo con manguera, usa una escoba.  Coloca sensores de lluvia en los sistemas de riego automáticos para interrumpir su accionamiento.

 

Hay otros pequeños trucos que nos permiten ahorrar como utilizar dosificadores y aireadores que reducen el caudal de agua en grifos o la alcachofa de ducha. También puedes instalar una cisterna que permita medir la cantidad de agua que ésta descarga. Otra opción es meter dos botellas de agua de 0,5 litros llenas para ahorrar en cada descarga, o un reductor para cisternas. Existen en el mercado calculadores del consumo para que sepas en cada momento el agua que gastas. Incluso algunos, te avisan cuándo estás malgastando.  

Asimismo, fuera de casa también puedes llevar a cabo pequeñas acciones que contribuyan a un consumo más sostenible y responsable como, por ejemplo:

 

Rechaza plásticos innecesarios y de un solo uso como pajitas, vasos... que puede acabar en los océanos.         

Lleva contigo una botella reutilizable para poder rellenarla siempre que sea necesario.  

Pide agua del grifo siempre que sea posible.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.