Tu tienda de productos Ecológicos, Bio, Comercio Justo y Local

0

Tu carrito está vacío

¿Vivir sin plástico? Las claves para empezar

junio 28, 2018

¿Vivir sin plástico? Las claves para empezar

Está en todas partes, no solo en lo más evidente (bolsas de plástico, botellas…), el plástico nos rodea y nos acompaña más de lo que creemos. Piensa en cuántas de las cosas que usas a diario están hechas con materiales plásticos como el polipropileno, PVC, nailón… ¿No habías reparado en ello, verdad? Además se trata de un material que nos resulta tentador porque es barato, mucho. Probablemente sea esa una de las claves de su éxito. Cierto que también es resistente y tiene numerosas virtudes pero si no empezamos a controlar su uso va a acabar con el Planeta.

Que no cunda el pánico. Una vez seas consciente de tu consumo de plástico pon en marcha un plan paulatino para ir reduciendo los residuos poco a poco e ir sustituyendo el plástico que te rodea por etapas. No pretendas pasar de 100 a 0 basura en un día porque no es viable y además te frustrarás.  

Se trata de una carrera de fondo así que el proceso no es inmediato. Sigue estos sencillos consejos y conseguirás resultados duraderos a largo plazo y eficaces.

¿Preparado para despedirte de todo lo que no sea de usar y tirar? Empieza con algunas de las cosas básicas que ya hemos comentado en alguna ocasión y ve añadiendo nuevas:  

Despídete de las bolsas de la plástico y lleva contigo una de tela que no pesa y siempre puedes tener a mano; usa bolsas de papel o un carrito. Si no te queda más remedio y tienes que llevarte una del súper piensa, al menos, en reutilizarla varias veces. Olvídate también de meter la fruta y la verdura que compras en bolsas de plástico.

Las claves para empezar

Di adiós al agua embotellada. No es mejor que la del grifo y si el sabor no es tan bueno siempre puedes usar filtros, mantenerla fresquita en la nevera o incluso añadirle un poco de limón. Ve siempre con una botella recargable por si la sed te pilla en la calle.  

Se acabó el tiempo de las pajitas, al menos si son de plástico. En la mayoría de casos no son necesarias y la UE les ha declarado la guerra. Si eres de los incondicionales y no puedes vivir sin ellas, opta por las de acero inoxidable, las puedes llevar contigo porque no pesan y además son reutilizables.  

En casa puedes hacer más eligiendo bien qué productos, utensilios y accesorios utilizar. Aquí van algunas ideas:  

Compra a granel y guárdalo en botes de cristal. Para el pan, las galletas y demás decántate por el acero inoxidable, que es fácil de limpiar y además duradero. Los líquidos, como el aceite, por ejemplo, almacénalos en botellas de cristal; opta por emplear un estropajo de fibra natural y usa platos y botellas de acero o cristal, vasos de bambú y cubiertos de madera o acero inoxidable. Opta, también, por bolsas de basura que sean biodegradables.

zuperzozial-large

Si tienes bebés, elige pañales lavables o, en su defecto, biodegradables; biberones de cristal resistentes a las caídas o de acero con una boquilla de silicona (polimero artificial que no procede del petróleo) y mordedores de madera y tela o caucho natural. Los juguetes de los más pequeños, mejor de madera y sin pigmentos tóxicos; y los tejidos, orgánicos y lo más naturales posibles.

panales-large

Para la higiene personal, elige jabones sólidos, no necesitan bote, y neutros para cuidar la piel. También esponjas naturales, así como desodorante y pasta de dientes sólidos, y cepillo de dientes de bambú. ¿Sabías que el 1% del plástico de los océanos proviene de ellos porque no son reciclables y sus cerdas se convierten en microplásticos? El hilo dental, mejor de seda natural. Por su parte, los peines y cepillos úsalos también de madera y los contenedores para guardar cosas, de tela, madera o acero.

hydrophil-cepillo-de-dientes-suave-medio-rojo

Asimismo, existen bastoncillos para los oídos con cuerpo de algodón o bambú que resultan duraderos, con ellos evitarás que los tradicionales se cuelen por los filtros de las depuradoras y terminen en el mar.

bastoncillos

Llevar una vida más sostenible, reducir el consumo de plástico al máximo y generar cada vez menos basura no resulta fácil, pero no es imposible ni tan complicado como imaginamos. ¿Te apuntas al reto?


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.